Quiero comenzar este nuevo año haciendo un reset y empezando por contarte mi historia desde el principio, pero no te preocupes, solo iré a lo más relevante 😉

Mi vida en el mundo on line, comenzó en el año 2012 cuando abrí mi primer blog que dio lugar a Crianza de Alta Demanda, un proyecto maravilloso en el que he volcado durante todos estos años mi vida personal y profesional y que me ha enseñado todo lo que ahora sé y lo más importante todo lo que ahora soy. En aquella época acababa de ser madre por segunda vez y tenía además una niña de cuatro años que fue la que dio vida a este proyecto.

Han pasado unos cuantos años y el aprendizaje ha sido alucinante, no solo he aprendido sobre temas de educación y crianza sino también he profundizado en temas de comunicación, relajación y gestión emocional y en otros tan diferentes como marketing y redes sociales, ponente, escritora…..y una larga lista de aprendizajes maravillosos.

Mi vida ha cambiado considerablemente porque ahora tengo mucho más claro lo que quiero en mi vida y sobre todo la manera de conseguirlo, y es que no siempre es fácil. Por un lado, nuestras emociones a veces nos juegan malas pasadas y por otro lado nuestra mente no siempre actúa a nuestro favor.

Tener estas consideraciones en cuenta es clave para lograr una vida óptima en todos los ámbitos: sentirnos bien con nosotras mismas, disfrutar de nuestros hijos, tener una relación de pareja que nos ayude a crecer, un trabajo que nos motive, una casa que nos inspire….todo lo que sea importante para ti.

Por eso surgió mi nuevo proyecto Aprendiendo a Vivir, como una evolución personal surgida con los años y el aprendizaje en mi anterior proyecto, porque la mayor parte de las veces con la teoría no es suficiente. Y para conseguir cambios duraderos es necesario hacer un trabajo profundo, interno, cambiar viejos patrones y “aprender a vivir” desde otro lugar.

A partir de ahora, de este mes de enero de 2021 mi foco principal se va a centrar en este nuevo proyecto en el que me encantaría acompañarte a través de tus emociones para que encuentres ese lugar especial para ti, en el que te sientas cómoda, a gusto con tu vida y con todo lo que haya en ella. Y esas emociones pueden venir por la relación con tus hijos pequeños y sus rabietas o por la relación con tu hijo adolescente. O quizá se deba a que te has dado cuenta que no te conoces en absoluto y te sientes perdida, o a que tu trabajo no te motiva, o a que tu pareja de repente es un desconocido para ti.

Da igual el origen de tu mundo emocional, porque lo importante a partir de hoy es cómo te quieres sentir y lo que quieres conseguir. Lo importante es “Aprender a Vivir” hoy con lo que tienes aquí y ahora.

Te invito a que me acompañes en este camino de autoconocimiento para soltar todo eso que no te deja avanzar.

Mónica San Martín